9/4/10

Gonjasufi - A Sufi and a Killer



George Clinton at Warp?!?!?!?!

Gonjasufi, nacido Sumah Ecks, es un rapero, cantante, DJ (aunque prefiero el término beatmaker), instructor de yoga, Dios griego del Sol y look-a-like de Bin-Laden. En el 2008 firmó un contrato con Warp Records que ha sacado material para artistas como Flying Lotus, Prefuse 73, Bibio, Boards of Canada, Battles, Aphex Twin, Autechre, Broadcast, Vincent Gallo (¿?), Grizzly Bear (¡!), Maximo Park (¿¿¿???) y otros. Su útlimo lanzamiento A Sufi and a Killer es una colección de 19 canciones que recorren el rock psicodélico de los 60’s (oigan la línea de synth en “I’ve Given”), progresiones de Blues, teclas y vientos de Jazz, un número de Doo-Wop, funky riffs, fuzzy guitars, mucho noise y distorsión (sólo chequar la introducción “(Bharatanatyam)”), elementos básicos producción de hip-hop (clap en “Ancestors”) y hasta ¿flamenco? Todo ésto acompañado por una de las voces más sucias y cansadas pero al mismo tiempo suaves y melodiosas que haya escuchado. Sólo pongan atención a la sobresaliente “Sheep”, ésta balada que empieza con la encarnación más suave de la voz de Gonjasufi, acompañada de una línea de guitarra que uno solo escucharía en el LP más viejo y sucio que podría encontrar, a la cual se unen voces femeninas salidas de la época más prematura de la televisión. Por sí sola define totalmente lo que es el disco.
Sin embargo, los artistas que contribuyeron a llevar a Gonjasufi a un lugar más visible en el mundo de la música permiten comprender mejor las raíces del cantante. En el álbum Los Angeles del productor y músico de laptop Flying Lotus tenemos derecho a poco más de 2 minutos de la voz del Sufi, con un falsetto de los más extraños que uno pudiera imaginar, rodeado de un beat trip-hopesco. Para su propio LP contribuye con él Gaslamp Killer, otro DJ de los Ángeles, con un estilo eclético (gracias allmusic) el cual se refleja a lo largo de todo el disco. Y según cuenta el propio Sufi, el disco se mezcló en la misma mesa que habría utilizado J Dilla (así es) en sus últimos días.
OK, la última conexión está un poco jalada del pelo, pero creo que junto con lo demás es prueba suficiente que estamos frente a un artista rodeado del hip-hop. Si bien es cierto que el género o etiqueta que uno quiera darle a un artista o álbum ciertamente no tiene ninguna influencia en su calidad, es interesante el tratar de situar a Gonjasufi como un artista de éste género tan peculiar. Decía MC Dalek (aquel rapero que con su dúo Dalek produjo una especie de colisón entre hip-hop y shoegaze) que su música era hip-hop puro ya que en el origen se trataba de buscar y juntar sonidos e influencias diferentes para crear algo nuevo. Lógicamente con el paso de tiempo los exponentes más populares dejaron su marca y esto llevó a una visión más estrecha del género, definida por ciertos parámetros más reconocibles. Pero retomando la definición de MC Dalek, se puede ver que Gonjasufi está totalmente enraizado en este “movimiento creativo” de cavar y juntar cual sonido o género preexistente le parezca interesante y es desde este punto de vista que lo podemos acercar más que nunca a los Dilla, Madlib o Edan del mundo. Por más variado que haya podido ser el trabajo de Madlib, más instrumental que sea el de Dilla, más old-school que sea el de Edan o más ecléctico que sea el de Gonjasufi, todos están juntos en la búsqueda de hacer algo nuevo con sonidos viejos.
Ya hay quienes han comparado a Gonjasufi con Sun Ra, aquel jazzista pionero del afrofuturismo, pero de verdad no parece que el trabajo de Gonjasufi sea en lo más mínimo futurista. Parece más bien una especie de relato sobre la música popular de los últimos 50 años, una visión nueva y fresca de los sonidos que invadieron muchos estéreos durante todo el desarrollo de la música en sus distintos formatos reproducibles. Y analizándolo por sí solo, A Sufi and a Killer es talvez un álbum un poco extenso, muchas canciones no van más allá de ser un concepto o intento de calidad variable, pero en su conjunto es un viaje psicodélico e histórico como no se había escuchado en mucho tiempo.

- Pierre Lestruhaut

No hay comentarios:

Publicar un comentario