14/5/10

Sleigh Bells - Treats


Jingle Bells



Sleigh Bells, también conocido como Jingle Bells, es un instrumento de percusión aparentemente conocido en español como cascabeles y que produce un pequeño sonido agudo por el choque de una esfera interior con una exterior, el cual supongo nos recuerda a muchos aquella época del año conocida como la Navidad.
Sleigh Bells también es un proyecto musical basado en Brooklyn que consiste en Derek E. Miller y Alexis Krauss, el cual hace varios meses nos había regalado varias canciones en myspace, y que sinceramente podría mejorar mucho la Navidad si cada año nos pusiéramos a escucharlos a ellos en lugar de los tradicionales villancicos. La gran pregunta era obviamente sí este dúo era capaz de afrontar los embates de la hype machine y los infinitos blog posts que lo definían como el grupo que nos iba a regalar el gran álbum debut del 2010, y demás predicciones arriesgadas. Pues ésta vez me parece que la máquina no se equivocó.
Treats, es la confirmación de lo que venía haciendo Sleigh Bells éstos meses, lo cual era algo verdaderamente difícil de definir. Si uno se da el paseo por la web va a encontrarse que a muchos les gusta definirlo como noise pop, la cual es una etiqueta bastante acertada. La música de Sleigh Bells en realidad está siempre compuesta por tres capas: vocales, guitarra, percusión. Las vocales de Alexis Krauss son por lo general suaves, melodiosas, como entre infantiles y adolescentes, (muy a menudo simplemente tarareando la melodía a lo “Aah aah ahh” o “ooh ooh”) y representan todo el lado pop que tiene el dúo. A veces también toman un tinte un poco más agresivo, como de rutina de cheerleader, que nos recuerda un poco aquel choque extraño de dance, pop, noise y hip-hop con la voz de Ninja en The Go! Team.
La guitarra de Miller es como el opuesto de las vocales: aguda, disonante, chillona, excesivamente ruidosa a veces, pero siempre muy simple. Miller está lejos de interesado en ofrecer solos o demostraciones de técnica, así que simplemente se concentra en una melodía de 2, 3 o 4 acordes que pueda acompañar muy bien a la voz de su cantante. A veces incluso se limita a simplemente repetir un acorde ocasionalmente, o aportar un riff simple que sirva de puente entre dos versos, o repetir algún chirrido durante toda la canción. La guitarra es la que aporta gran parte del noise en el dúo.
El útlimo componente es entonces la percusión, en éste caso digital, y justo como las vocales y la guitarra consiste, en casi todas las canciones, en un patrón muy simple y repetitivo. Miller es aparentemente también el encargado de los “beats” que en realidad se inspiran mucho de la música electrónica y hip-hop reciente. En muchos de los casos se trata de un golpeo excesivo como para tratar de liberar toda la energía posible con la guitarra, y otras veces es simplemente un simple acompañamiento de hi-hats.
Y de verdad me parece que éste es un elemento vital en la música de Sleigh Bells, porque es el que completa ésta especie de combinación de tres componentes, que por sí solos no parecen tener nada de novedoso. Pero en conjunto forman algo totalemnte nuevo y único, un sonido con el que realmente nunca me había topado antes, como un choque ideal de pop, noise y electrónica pero con cada elemento reducido a su forma más básica, simple y primitiva. Y es un noise que no consiste en drones, pero más bien en cualquier combinación de acordes pegajoso tocado con una distorsión enorme, de la forma más aguda posible, un noise como más a lo Deerhoof o Ponytail, pero sin una cantante energética pero relajada, melodiosa, y sin un baterista talentoso que aprovecha para aportar fills geniales pero más bien con “beats” digitales, básicos, sin pretenciones. Más que noise pop, sería bueno verlo como electro-noise-pop (ya sé, un blogger que aprovecha para inventarse un nuevo género) porque me parece que pone en conjunto ésos tres elementos que es Sleigh Bells.
Es curioso también señalar que Treats está estructurado como en tres partes. Primero cuatro canciones con la clásica combinación ya mencionada, pero con “Infinity Guitars” como pieza central en donde todos los elementos se presentan en su forma más agresiva: Krauss se presenta se muestra lo más rebelde posible, la percusión es increíblemente golpeante y ocasionalmente aparece la guitarra con unos riffs simples pero increíbles. Después se viene una especie de transición extraña con las tres piezas “Run the Heart”, “Rachel” y “Rill Rill” que demuestran las influencias más electrónicas del dúo. Pasan por el glitch en “Run the Heart”, el sythpop en “Rachel” (primera canción en que se abandona la guitarra) y ambas con una especie de firma baleárica por el tratamiento de la voz de Alexis Krauss en donde se repiten sus suspiros y gemidos.
Y por supuesto la canción central de todo el álbum, “Rill Rill” previamente conocida como “Ring Ring”, es la pieza más sorprendente que pudo haber venido del dúo, que si bien ya era conocida para quienes rondaban el myspace, es imposible evitar seguir admirando la combinación de la progresión de acordes sampleada de “Can You Get to That” del clásico “Maggot Brain” de Funkadelic con la voz de Krauss y sus gemidos. Y me parece que Miller entiende perfectamente que a veces hay que ceder el rol central, por lo menos en apariencia, de ser el guitarrista ruidoso y simplemente dejar que algo tan brillante simplemente se dé por sí solo.
Las últimas cuatro canciones son el regreso a la estructura típica de Sleigh Bells, pero talvez con un lado más agresivo, como si Miller quisiera soltar sus influencias más hardcore que tenía en su banda anterior. Sin embargo, con “Crown on the Ground” siendo muy resaltable por ser probablemente la canción más pop de todo Treats, con su hook pegajoso y la voz en su forma más infantil.
En fin, Sleigh Bells es un dúo que hay que escuchar absolutamente, porque como leía en un algún webzine influyente, mucha de la música (vamos a decir pop/rock) de hoy se basa mucho en revivir lo bueno del pasado y darle un nuevo enfoque. Sleigh Bells están haciendo algo excesivamente difícil de ligar con música del pasado, están tomando esos tres elementos, presentándonoslos en su forma más simple para hacer esto tan nuevo y tan fresco. Tan único. Tan Sleigh Bells.

- Pierre Lestruhaut

No hay comentarios:

Publicar un comentario